El Gallo extendió su racha y sigue puntero. Morón y Almirante : ninguno de los dos pudo con el otro en un clásico muy flojo pero con dos tremendos golazos


Impresionante secuencia fotográfica gracias al lente de Fabián Acuña. El momento preciso que en el aire se dibuja la chilena del Bicho Rossi. El arquero que no entiende nada, y ni la vio. Y el festejo, como se festeja un golazo así : a pura voz, grito y emoción.

Un clásico siempre es un clásico : ...... y que queremos significar con esto ?. Sencillo : que es el partido que todos quieren ganar, o, de última, que ninguno quiere perder. En este caso, en esta edición del partido entre Almirante Brown y Deportivo Morón, se dio mas lo segundo que lo primero. Porque hubo cierto conformismo en los protagonistas con el empate en uno con que finalizó un deslucido partido. Para el gallo significó cosas positivas : extendió su súper racha, que ahora lo tiene con 14 partidos sin derrotas, algo que, inevitablemente, le tiene que significar una suma de puntos, que le deben permitir estar en lo mas alto de la tabla. Y ese era el otro aspecto positivo que le dejó a Morón esta igualdad : mantuvo la punta, y en soledad, ya que no pudo ser alcanzado por ninguno de los otros competidores, y ya son dos las fechas que Morón puede chapear y decir : puntero absoluto.
Partido chato con goles de 1ª : Cuando dijimos que se dio mas eso de que ninguno quiere perder el clásico, aquí se pudo ver a dos equipos, que, como siempre, si pueden ganar, obvio, lo hubieran ganado, pero que, ante la duda, o alguna dificultad, no vieron con malos ojos el empate. El partido, lo dijmos, fue deslucido, duro, trabado, con gran mayoría de imprecisiones e imperfecciones que aciertos. Si, hubo dos aciertos, y fueron dos grandes aciertos : los dos golazos. El de Morón, una chilena extraordinaria del Bicho Rossi que no solo tuvo la espectacularidad de la definición, sino, la lucidez y reacción inmediata de una pelota que queda ahí, y en fracción de segundos, el Bicho, Pum..... y a cobrar. El otro, lamentablemente, un bombazo impresionante de fuera del área, de un ex-Morón que a la gente del Gallo no gustó mucho un festejo, medio contenido, pero festejo al fin. Cosas del fútbol. Para terminar, lo dicho : partido flojo, con un Morón medio apagado, que nadie puede criticar a esta altura, ya que llegó a la punta y hace 14 que no pierde, pero si, podría haber un pequeño llamado de atención : el equipo propuso poco, estuvo muy contenido, y es como que pareciera que esta muy confiado en que siempre va a aparecer alguien para hacer la diferencia, y resigna, quizás, un poco de protagonismo, que como puntero debe tener siempre, y a la vez, hacerlo valer.