EL TIEMPO

El tiempo - Tutiempo.net

lunes, julio 31, 2017

El Intendente Tagliaferro consideró imposible de aplicar en la práctica la ordenanza de “Emergencia Productiva y Comercial” y apeló al veto para dejarla sin efecto

El Intendente consideró como impracticable a la ordenanza que había aprobado la oposición. También, que ponerla en práctica, ocasionaría un déficit muy importante al municipio, imposible de afrontar. Además, desde el oficialismo, acusaron a la oposición, de irresponsables y poco profesionales. La oposición, obviamente, criticó con dureza la decisión.

Mientras, que desde el oficialismo, se acusaba que lo que se intentaba era solo complicar al Gobierno Municipal, alegando que la ordenanza de "Emergencia económica y comercial" aprobada por la oposición iba a ocasionar un desfinanciamiento de unos $ 800.000.000, desde la oposición insistían que hay una crisis, por la que resultaba indispensable esa Emergencia para asistir a los sectores perjudicados. Pero, los mismos Concejales de Cambiemos, no estaban de acuerdo con dicha ordenanza, y se preguntaban de donde se podría obtener esa cifra que el Municipio dejaría de recaudar. Además que cuestionaron la actitud de la oposición, de no querer aguardar los resultados de un censo en marcha, para contar con datos firmes para poder darle mas impulso al mercado interno, y avanzar con el "Compre Morón". En medio de este tironeo, el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, finalmente, apeló al veto, y la ordenanza que había sido aprobada unas semanas atrás para asistir a pequeñas y medianas empresas, quedó sin efecto.  El gobierno de Morón informó que se tomó esta medida,“tras un exhaustivo análisis de parte de los equipos legales, económicos y financieros”. Entre los muchos cuestionamientos, las varias objeciones vistas por el Gobierno de Morón, se adujo que no se especificaba que sectores realmente podrían llegar a necesitar alguna asistencia, y que de esa forma, según la ordenanza, se beneficiaba indiscriminadamente a todos los sectores, incluso, los que no lo necesitaban, generando un mal e injusto aprovechamiento, por el cual, se podrían beneficiar los mas grandes, y ver perjudicados, los mas chicos. Además, se consideró que esa ordenanza dejaba un gran déficit, lo cual era sumamente negativo para las arcas municipales, y que ni siquiera hubiera estado permitido por la Ley. Por lo tanto, para el oficialismo, todo ese movimiento opositor respondía tan solo a una maniobra electoralista, y que en la práctica, era algo, sencillamente, impracticable, además de acusar a los opositores, de pocos profesionales e  irresponsables. Las voces opositoras, no se hicieron esperar demasiado, y tanto desde el Frente Renovador, como de Nuevo Encuentro, objetaron con dureza la decisión del Intendente.